Pep Vidal en IVAM

Los Límites del Control

Los límites del control, de Pep Vidal
Sempere, La Vall d’Albaida

5 nov. 2022 - 5 nov. 2023

IVAM - Institut Valencià d'Art Modern

CONFLUÈNCIES. Intervenciones artísticas en los pueblos de la Ruta 99

 

Sempere es un pueblo controlado por el agua. Sempere es un pueblo controlado por el control del agua.
La presencia del embalse de Bellús, que se construyó en 1995 para controlar el caudal de agua del río Albaida, es muy importante. Desde el mirador de Sempere, la imagen de toda aquella agua acumulada es imponente. Pero, ¿qué hay bajo el embalse? Me hice esta pregunta cuando la gente de la zona me explicó que, no hace tantos años, todos estos terrenos –hoy engullidos por el agua– eran huertas, y que también había un balneario, una carretera y un puente que los unían con Benigànim. De hecho, los extremos de esta carretera todavía asoman por las orillas. Por otro lado, también se puede ver que Sempere tiene su presencia expansiva (ya sea por casas, o cultivos) muy delimitada. Es decir, todo el pueblo es un pequeño casco urbano, y el resto son terrenos donde no se puede construir ni hacer prácticamente nada, bajo la posible amenaza de que un día el nivel de agua del embalse sea tan grande que pueda llegar hasta ellos. Tierra inundable. Y con estas inundaciones reales (pasadas) y posibles (futuras), andando por los límites del pueblo, me encontré, en una era abandonada, un conjunto de piedras y «cosas raras», tiradas y medio hundidas, esta vez, por la vegetación.
La propuesta de intervención consistió en medir, ordenar y clasificar todos los elementos que había en esta era, de esta especie de vertido ilegal parcialmente hundido por la hierba, compuesto por diversos materiales de construcción: azulejos esmaltados de diversos tamaños y colores (muchos), piedras calizas muy grandes de sillería, una pareja de depósitos cilíndricos metálicos de gran tamaño, un par de vigas quemadas… La ordenación de estos materiales me permitía hablar de los límites del control—un control multidireccional entre el humano hacia el agua a través del embalse, del agua hacia el humano a través de todas las posibles zonas inundadas/inundables—; y de la memoria inundada o inundable —ya sea sumergida por el agua del embalse o por la hierba que crece a casi cualquier lugar donde no se controla—.
Mientras pasábamos unos cuantos días en Sempere, dándole vueltas a cómo abordar el proceso, una persona que paseaba por allí nos dijo: «endreceu un poc el tros». Así que lo primero que hicimos fue desbrozar la zona para poder ver qué había realmente. ¡Y había mucho más material del que pensábamos! Entonces, por un lado, rescatamos todos los azulejos, reordenando miles de ellos, formando un cubo de 160 cm de arista aproximadamente. Por otro lado, estuvimos desenterrando y ordenando también en forma de cubo (y con ayuda mecánica), las más de 50 piedras de gran tamaño, componiendo también otras formas a su alrededor. Finalmente, ordenamos el resto de materiales que allí se encontraban rellenando los cilindros con los restos de azulejos rotos y ordenando las vigas y antiguas cajas que contenían los materiales. El resultado final se podría decir que, de alguna manera, es igual al inicial. Es decir, los materiales que había al principio son los mismos que los materiales que hay al final. Simplemente, se han enumerado, medido, reordenado, controlado. Pero, ¿por cuánto tiempo?

 

Pep Vidal, 2022

November 5, 2022
of 20