Avelino Sala, Arte con discurso

Teresa Morales

El entorno social le sirve como inspiración y, a partir de ahí, concreta artísticamente sus propias reflexiones. Su versatilidad le permite, además, dar a su obra aspectos radicalmente distintos entre exposiciones. El talento del artista conceptual Avelino Sala vuelve a manifestarse en Estampa 2022, que acoge algunas de sus piezas, y en la Bienal de Arte de Lanzarote, donde presenta su ‘Museo Arqueológico de la Revuelta’.

Avelino Sala (Gijón, 1972) asegura que su Asturias natal ha forjado el 100% de su personalidad. Puede que la montaña le haya concedido un saber estar firme y afable, aunque crítico hacia lo que socialmente no funciona; y que el mar le haya regalado, desde pequeño, esa sensación de libertad que hoy proyecta en su obra artística. Una libertad que también experimenta en lo personal cuando practica una de sus grandes pasiones: el surf. “Es mi forma de reiniciar el disco duro mental. Un momento de felicidad máxima: se segregan más endorfinas y tengo la sensación de que todo va bien”, confiesa.

A Sala también le va fenomenal sobre tierra, en concreto, en las galerías y los festivales de arte. De hecho, ahora expone en la Bienal de Arte de Lanzarote (hasta el 2 de noviembre) o en Estampa 2022 (del 13 al 16 de octubre en Madrid), y antes de que acabe el año sus piezas con tintes reivindicativos se podrán ver en la Swab Barcelona Contemporary Art Fair, en Pinta MIAMI y en la Abu Dhabi Art Fair. Un último trimestre que se le presenta cargado de trabajo con uno de sus proyectos más anhelados: En busca del Milagro, una instalación inédita con la que ganó el Premio Museo Barjola 2022 de Gijón y que fue diseñada expresamente para la Capilla de la Trinidad del propio edificio.

Diferentes episodios sociales conforman el motor de tu obra. ¿Por qué ese interés por lo político?
No es tanto interés por la política en sí, sino por la actualidad social y el contexto histórico que permiten analizar nuestro entorno como seres con capacidades para lo mejor y para lo peor. Y, en ese sentido, el arte es una herramienta para la reflexión que tiene la capacidad de fomentar el pensamiento y de generar masa crítica, haciendo que podamos mirar las cosas desde otros puntos de vista. Porque hay otras narrativas, además de las oficiales, otras historias y otras maneras de entender nuestro pasado y nuestro presente.

¿El arte como resistencia al poder?
Al menos como una herramienta esencial para hacernos pensar. En tiempos tan globalizados, acelerados y desinformados, el arte es un espacio fundamental para conocer y conocernos desde una perspectiva diferente, quizás más calmada. Que eso pueda ser una palanca para resistir a los poderes fácticos es ya decisión de cada artista y de cada espectador.

October 11, 2022
of 20