adn galeria
català  ·   castellano  ·   english
adn galeria
C. Enric Granados, 49
08008 Barcelona
Tel. +34 93 451 00 64
Nuevas estructuras de producción

ADN Galería inaugura Nuevas estructuras de producción, la primera exposición personal de Adrian Melis.


La obra de Adrian Melis explora la relación entre los marcos impuestos por las estructuras sociopolíticas, legales o económicas, y las estrategias generadas por parte de los individuos que intentan evadir o subvertir estas normas rígidas. Directamente influenciado por las condiciones de vida en Cuba y por su propia experiencia como expatriado voluntario en España, el artista pone en evidencia las tensiones entre regímenes de productividad e improductividad, presencia y ausencia, planificación y fuerza laboral.


En ADN, Melis presenta una serie de proyectos que documentan las fallas del sistema y juegan con ellas, proponiendo otros modelos de productividad y dando espacio a un “pragmatismo creativo” que surge directamente del entorno de los sujetos. El artista pone en evidencia la existencia de una batería de actividades paralelas, cuya efectividad se basa en acuerdos tácitos y una permisividad generalizada. Interfieren en los regímenes impuestos, amenazando la supuesta eficiencia estructural.
  
Como introducción a la exposición, la instalación Importaciones, lote Nº 1 cuestiona las normativas que administran la importación de productos en el territorio de la República de Cuba. La ley prohíbe la introducción de ciertos bienes materiales, en particular el hardware informático. En reacción a este decreto oficial, Melis se propone desmontar estos artefactos tecnológicos para que dejen de pertenecer a la categoría de objetos funcionales y puedan por lo tanto entrar sin problema en el país. En la galería, un contenedor recogerá una serie de objetos que el artista desmontará identificando las partes  durante el tiempo de la exposición, antes de enviarlos a Cuba gracias a la complicidad de personas que se prestan a introducirles en el país.

  
Otra aproximación documental sobre actividades ilegales aparece en la serie de fotografías Stock, que atestigua el robo de material en edificios en construcción o en almacenes de materia prima. Cada imagen se completa con un comentario que indica la cantidad y tipología del material sustraído. Las palabras completan el vacío, restituyendo lo que ha desaparecido y devolviendo la condición de índice de la imagen fotográfica. Un principio parecido guía la instalación 378.890 m2 proyectados, que toma como punto de partida las actividades de  empresas cubanas de material de construcción. Advirtiendo la discrepancia entre la productividad planificada por las empresas y las cifras de producción real, Melis calcula la diferencia entre pronósticos y resultados efectivos y utiliza virtualmente las cantidades no producidas para elaborar una maqueta de lo que se hubiera podido construir si los planes de producción se hubiesen cumplido.


La improductividad y la utilización impropia del tiempo dedicado al trabajo es el tema central de los proyectos Plan de producción de sueños para las empresas estatales en Cuba y El valor de la ausencia. En el primero, el artista se ha concentrado en empresas agrupadas en lo que designa como “las áreas más vulnerables a la improductividad”, entregando a cada trabajador un cuaderno para que registre los sueños ocurridos durante su jornada laboral, cuando se queda dormido en su puesto de trabajo. En contraste con la actividad laboral incumplida, los sueños se convierten en una producción psíquica, un tiempo activo al servicio de otro empleador, el propio artista – aunque se trate aquí de una colaboración no remunerada. Los relatos escritos de los sueños están expuestos en cajas de madera que materializan un producto acabado, preparado para una supuesta comercialización. Se acompañan con una serie de fotografías relativas al proyecto y sus protagonistas.

 

El valor de la ausencia describe otro tipo de evasión laboral, favorecida por la invención de excusas para no acudir al trabajo. Melis ha remunerado el trabajador por su prestación – inventar una excusa y articularla por teléfono - con una cantidad de dinero proporcional al importe descontado de su sueldo por el absentismo. Aquí también, la voluntad de no acudir al puesto de trabajo genera una respuesta creativa. Los archivos filmados y escritos de estas excusas telefónicas son consultables en una mesa de despacho.

 
Dos vídeos completan la exposición. Aquí todo el mundo me cuida presenta una entrevista con cámara oculta al director de una empresa que sufre trastornos de esquizofrenia,  lo que le permite justificar una actitud permisiva hacia las actividades ilícitas de sus empleados. Momentos que marcaron el mundo, última obra vídeo del artista, sobrepone la imagen fija de una calle de La Habana actual con el archivo audio de la cadena CNN retransmitiendo en directo la caída del muro de Berlín en 1989. Una disyunción sencilla de la imagen y del sonido que recuerda la persistencia de un sistema ideológico que, una vez descompuesto en otras partes del mundo, sigue condicionando la vida en Cuba.

Disseny web: activaweb.net